Barajas bajo mínimos: la subida de las tasas aeroportuarias y el descenso del número de viajeros

2013 no está siendo un buen año para el aeropuerto de Madrid-Barajas. Siendo el aeródromo más grande de España ha perdido su puesto como el número uno en cuanto a tránsito de viajeros. ¿La causa? Aena, la empresa estatal que gestiona la infraestructura, decidió llevar a cabo un aumento en las tasas que las compañías deben pagar por operar. En ese sentido, la Comunidad de Madrid afirma que, en los últimos tres años, el importe de las tasas ha crecido un 113 por ciento en el principal aeropuerto de la región.

Las consecuencias no se han hecho esperar. Con tasas tan elevadas, las aerolíneas han reducido su presencia en el aeropuerto. Muchos trayectos o bien han desaparecido o han disminuido la frecuencia con la que vuelan a la capital. A este descenso del tráfico, hay que unir la situación en la que se encuentra Iberia tras la fusión con British Airways. La compañía británica ha fagocitado a la española y está redirigiendo muchas de las conexiones a aeropuertos británicos. Ahora, para hacer viajes transoceánicos hacia Sudamérica (hasta hace poco, el continente en el que Iberia era la referencia) las escalas se hacen en Londres en lugar de en Madrid.

El incremento de las tasas ha tenido su principal impacto en las compañías de bajo coste. Uno de los principales reclamos para que aerolíneas como Ryanair o Easyjet operen desde un aeropuerto concreto es que las tasas del mismo sean bajas y, de este modo, puedan desarrollar su modelo de negocio. El aumento de las tasas llevó a Ryanair a reducir en un 35 por ciento el número de vuelos con origen y destino en el aeropuerto de Barajas.

Este descenso del número de líneas y, por ende, de viajeros ha tenido su clara repercusión en la economía madrileña. No solo han bajado los ingresos que genera el aeropuerto en sí, sino que, al existir menos oferta de vuelos y, en general, más cara (existe menos competencia y la salida de las low cost ahonda en reducir los incentivos a las tarifas reducidas), el número de visitantes de la región ha disminuido. El efecto se ha hecho notar en la bajada de las reservas hoteleras durante todo 2013. El primer semestre del año vio una reducción del 5,7 por ciento de las pernoctaciones en la Comunidad de Madrid.

Los ruegos de altos cargos de la administración tanto autonómica como municipal parecen estar surtiendo efecto, ya que, aunque Aena no tenía previsto rebajar las tasas aeroportuarias hasta 2020, la compañía empieza a barajar esta posibilidad ante el descenso del número de viajeros. Las presiones desde el sector público y privado y una investigación de la Comisión Europea pueden haber encendido las luces de alarma en Aena que, ahora, está estudiando hasta dónde bajar las tasas con el objetivo de que el tránsito de pasajeros se incremente un 2 por ciento en 2014.

BBVA: desde su crecimiento en la inmobiliaria hasta su patrocinio en la Liga de fútbol

Estar presente en medios de comunicación, y lo más importante, que el motivo no sea la crisis, hoy no es tarea fácil para un banco. Pero BBVA ha conseguido que tanto su nombre como su lema, estén cada día en el periódico más leído, Marca, y en emisiones de radio muy seguidas, como las retransmisiones de fútbol. Patrocinar la liga de fútbol de España, es un paso más en su afán de reconocimiento mundial.

La fusión de BBV con Argentaria, hizo que BBVA consiguiera una gran estructura financiera gracias a su expansión internacional y también, la mejora de sus beneficios. Los clientes disfrutaban de más servicios y los empleados de ambos bancos, tenían más oportunidad de desarrollo profesional.

Ahora en este contexto económico, a BBVA le pasa factura el dinero prestado para la compra y construcción de viviendas. El banco es dueño de miles de pisos, casas vacías, terrenos en construcción o suelo, que no han sido pagados por los que pidieron los créditos, y la cifra sigue subiendo. Por eso, esta entidad creó un portal inmobiliario en internet (https://www.bbvavivienda.com/) para dar salida a estos bienes. En internet, ofrecen más de 36.000 inmuebles que el banco podría financiar en su totalidad a los posibles compradores con descuentos de hasta el 60% con respecto al precio inicial. Y no sólo se desprende de forma online de estas propiedades, este banco ha vendido miles de viviendas a diferentes grupos como parte de la Operación Camelia, la estrategia que comenzó en 2011 para quitarse de en medio todo “el ladrillo” impagado. Uno de estos compradores ha sido el Baupost Group, un fondo de inversión de alto riesgo o lo que muchos denominan, fondo buitre. Se aprovechan de la situación de debilidad de la empresa para comprar a bajo precio y obtener después beneficios. Este es uno de los motivos por los que algunas negociaciones de BBVA con estas empresas, no han llegado a buen puerto.

Otra cosa bastante diferente ha sido la estrategia de marketing que empezó BBVA con el patrocinio deportivo. Teniendo en cuenta la importancia y el alcance del fútbol español dentro y fuera de nuestras fronteras, está sabiendo sacarle rendimiento al acuerdo que comenzó en 2006 y que continuará hasta 2016. Han conseguido notoriedad global y su propósito de “vivir la marca”: Muchos bancos patrocinan equipos, pero el BBVA se ha llevado la palma al negociar con la Liga Profesional de Fútbol (La Primera División se llama “Liga BBVA”, y la segunda, lleva el principal lema del banco, “Adelante”). Esta presencia constante en los horarios de mayor audiencia en la televisión, radio e internet se ha traducido, según sus responsables, en beneficios económicos. No quieren quedarse ahí, pretenden hablar con los equipos para ofrecer servicios financieros a sus aficionados (en México ya lo hacen con la cuenta NBA) y a través de campañas con deportistas como Casillas e Iniesta, embajadores de la marca, liderar el sector de banca online y para móviles.

Dos visiones de una misma empresa, la de las consecuencias de comprometerse con el sector más castigado por la crisis y la de una imagen de marca reforzada gracias al patrocinio deportivo y a su propósito de querer ser el banco del fútbol.

¿Cómo afectan los plazos de entrega a los consumidores que compran a través de internet?

La proliferación del comercio electrónico ha provocado que los consumidores se decanten por esta vía a la hora de comprar determinados productos. La comodidad de comprar desde el salón de casa sin tener que desplazarse hasta el establecimiento físico ha hecho que el e-commerce se convierta en toda una revolución.

Pero a pesar de las diversas comodidades y garantías, todavía quedan unos cuantos cabos sueltos que deben atarse. Es el caso de los plazos de entrega de los pedidos que realizan los distintos usuarios.

La temporada navideña es la más importante para el sector retail en términos de ventas. Por este motivo, la consultora Econsultancy ha llevado a cabo un estudio para comprobar si los consumidores recibían a tiempo su pedido. La encuesta realizada refleja que casi el 87% de los usuarios recibían en el plazo establecido los productos que habían adquirido a través de Internet y luegos vienen las reseñas falsas en Google.

Un 59% de los consumidores afirma que no volverán nunca a comprar productos en la tienda en la que han adquirido los distintos artículos para estas navidades, debido a la multitud de inconvenientes que les han surgido con respecto a los plazos de entrega. Desde hace un año, el comportamiento del consumidor se ha visto modificado hacia una actitud mucho más restrictiva a la hora de comprar. Casi el 28% de los usuarios confirma que jamás volverá a adquirir productos en una empresa que no ha respetado los plazos de entrega de los pedidos.

Para evitar este tipo de situaciones desagradables para los consumidores, las marcas deben cuidar al máximo todo lo referente al proceso de compra de los clientes. Es importante que exista información previa con respecto a la compra, así como es imprescindible que el consumidor tenga acceso directo al seguimiento de su pedido. Además de todo eso, el usuario tiene derecho de recibir una atención personalizada por parte del personal de la empresa ante cualquier duda o inconveniente.

Antes de realizar cualquier compra a través de la red, el usuario debe conocer el tiempo exacto en el que recibirá su pedido. En este sentido, no se aceptan determinadas fechas que no son exactas como “en un plazo máximo de tres a cinco días” o “período aproximado de una semana”, ya que no se especifica exactamente cuando se efectuará la entrega. El cliente actual valora positivamente que la empresa o marca le especifique el día en el que se le va a hacer entrega de su pedido online, concretamente un 31% de la muestra analizada por Econsultancy.

Otro factor positivo para los consumidores, es la posibilidad que ofrecen muchas empresas a la hora de entregar el pedido. Por ejemplo, el cliente puede seleccionar que el pedido le sea enviado a una determinada dirección o bien, puede recogerlo personalmente en una tienda física.

Una vez realizada con éxito la compra online, las empresas deben facilitar al usuario un código de seguimiento del pedido para que éste pueda ver su estado y localización en cualquier momento. El conjunto de todos estos factores son claves para ofrecer una experiencia satisfactoria en el proceso de compra del cliente.