¿Cómo afectan los plazos de entrega a los consumidores que compran a través de internet?

La proliferación del comercio electrónico ha provocado que los consumidores se decanten por esta vía a la hora de comprar determinados productos. La comodidad de comprar desde el salón de casa sin tener que desplazarse hasta el establecimiento físico ha hecho que el e-commerce se convierta en toda una revolución.

Pero a pesar de las diversas comodidades y garantías, todavía quedan unos cuantos cabos sueltos que deben atarse. Es el caso de los plazos de entrega de los pedidos que realizan los distintos usuarios.

La temporada navideña es la más importante para el sector retail en términos de ventas. Por este motivo, la consultora Econsultancy ha llevado a cabo un estudio para comprobar si los consumidores recibían a tiempo su pedido. La encuesta realizada refleja que casi el 87% de los usuarios recibían en el plazo establecido los productos que habían adquirido a través de Internet y luegos vienen las reseñas falsas en Google.

Un 59% de los consumidores afirma que no volverán nunca a comprar productos en la tienda en la que han adquirido los distintos artículos para estas navidades, debido a la multitud de inconvenientes que les han surgido con respecto a los plazos de entrega. Desde hace un año, el comportamiento del consumidor se ha visto modificado hacia una actitud mucho más restrictiva a la hora de comprar. Casi el 28% de los usuarios confirma que jamás volverá a adquirir productos en una empresa que no ha respetado los plazos de entrega de los pedidos.

Para evitar este tipo de situaciones desagradables para los consumidores, las marcas deben cuidar al máximo todo lo referente al proceso de compra de los clientes. Es importante que exista información previa con respecto a la compra, así como es imprescindible que el consumidor tenga acceso directo al seguimiento de su pedido. Además de todo eso, el usuario tiene derecho de recibir una atención personalizada por parte del personal de la empresa ante cualquier duda o inconveniente.

Antes de realizar cualquier compra a través de la red, el usuario debe conocer el tiempo exacto en el que recibirá su pedido. En este sentido, no se aceptan determinadas fechas que no son exactas como “en un plazo máximo de tres a cinco días” o “período aproximado de una semana”, ya que no se especifica exactamente cuando se efectuará la entrega. El cliente actual valora positivamente que la empresa o marca le especifique el día en el que se le va a hacer entrega de su pedido online, concretamente un 31% de la muestra analizada por Econsultancy.

Otro factor positivo para los consumidores, es la posibilidad que ofrecen muchas empresas a la hora de entregar el pedido. Por ejemplo, el cliente puede seleccionar que el pedido le sea enviado a una determinada dirección o bien, puede recogerlo personalmente en una tienda física.

Una vez realizada con éxito la compra online, las empresas deben facilitar al usuario un código de seguimiento del pedido para que éste pueda ver su estado y localización en cualquier momento. El conjunto de todos estos factores son claves para ofrecer una experiencia satisfactoria en el proceso de compra del cliente.